viernes, 11 de agosto de 2017

Andares

Hoy he visto tus ojos hacerme llaga, he suplicado al cielo que me mantuvieras la mirada, y en un instante visualizar como te verías aquí, en mi cama. Hacer de lo aleatorio un poema resulta más sencillo cuando me abrazas por la espalda, cuando te imagino diosa entre humanas, cuando me besas el alma. Pero es que niña, te has hecho mayor, y muy mayor para besar y muy niña para no hacér(me)lo. El amor, me refiero, que es eso que te cala los huesos y te hace escribir poemas a desconocidas a las tantas, solo por querer que te hagan historias entre las sábanas. Solo por querer que ese movimiento de caderas sea producido mientras corre al verte, mientras se corre al verte. Solo por querer que escribas mi nombre arañando la pared. 

Échame de menos, si llegas a saber mi nombre, me refiero.


lunes, 7 de agosto de 2017

ene

Tengo la manía de que me quieran a destiempo, de necesitar cariños a lametones por el cuerpo justo cuando el gato les ha comido la lengua, de gritar un te quiero haciendo muecas de quejido, de besar cuando me despido. De necesitar un abrazo cuando me muero de calor y rechazar sus brazos cuando tiemblo de frío. Y es que he aprendido que no sirve de nada huir si me sigo poniendo la zancadilla, si vuelvo a esconderme entre sus costillas y me envuelven sus caricias antes de echar a correr, otra vez. Confieso que me niego a repetir la historia para acabar abrasada, renacer para quemarme, y volver a morir para, de nuevo, revivir por ti. Así que hazme ceniza antes de que me acostumbre a tus latidos, los vuelva míos y no puedas arrancarme el corazón nunca más. 

jueves, 3 de agosto de 2017

Cómo es

hubiera entendido la vida distinto si me hubieras dado un poco más de tiempo. Sabes, ahora podrías responder preguntas sobre el amor y las primeras veces. Sobre como tú corazón latió y yo nací de un parpadeo y un flechazo directo al pecho. De cómo es eso de entrelazar la respiración con otra persona sin destrozarte en el intento, o como es que te destrocen y vivir en el recuerdo. Cómo es ir al cine en la primera cita y que se te olvide el título de la película porque estabas mirando la obra de arte que era ella. Cómo es dar vida a piel morena y ojos de niña chica, que intenta escribir poesía acordándose de tu voz. Cómo es echar de menos tanto que te da miedo, sabe a esto aún creyendo que me abrazarías de nuevo. Echo de menos lo que nunca fue, tú y yo, hablando adulto entre adultos. Despejando incógnitas, haciéndome creer que el amor existe, que nunca te fuiste y te salió bien. 

Pero vi tu cuerpo, al que una vez me parecí, volando en forma de fuego apagado. Y se que no puedes regresar, me iré yo contigo papá.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Lovely Bones

la pequeña chica quiere gritar, pero nadie la puede escuchar, intenta abrir los ojos pero todo se hace oscuridad. Se despierta en otro lugar, donde solo hay almas cálidas y bondad, pero no te encuentra, tú no estás. Te has quedado esperándola en un mundo en el que ya no está, le han arrebatado sus latidos, y solo queda su presencia en recuerdos y fotografías viejas, que nunca llegó a revelar. ¿Donde estás, con las poesías en su taquilla y los besos robados antes de echar a volar, dónde estás? Algún día la encontrarás, nadando entre nubes y pudiéndote acariciar. No la olvides jamás.