martes, 23 de mayo de 2017

juegos peligrosos

Estamos jugando a un juego que no me gusta, y ambos estamos perdiendo, nos estamos perdiendo. Voy a salir herida de tanto alejarme del arma homicida, cuando la bala atraviesa mi pecho igual estando a metros de ti, como a vidas de distancia. Pero al menos no te doy la satisfacción de quedarme rendida ante ti, viendo cómo me haces volver a sentir y dándote el poder de destruirme. No lo hago, incluso sabiendo que lato con más fuerza cuando estás aquí, solo es un motivo más para huir y negarlo todo. De mi boca nunca saldrán palabras mágicas, ni de la tuya besos sellados con mi nombre. Así que corro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario