martes, 11 de abril de 2017

Alguien más 

A veces me contabas tus historias de niño, viejas batallas sin espadas, y te acurrucabas en mi, llorando, abriéndote hasta conseguir sentir tus más profundas pesadillas. Y ahora tengo miedo, miedo de que eso de lo que tanto temes, eso que te hiere y te hace volverte indefenso pueda provocártelo yo. Nunca he sido quien de dar lecciones, pero realmente temo que dejes de ver luz en mi y pienses que me he vuelto sombra entre la multitud, esa de la que rehuyes una y otra vez porque piensas que están acabando con todo lo bonito. Como también temo que un día olvides que estuviste contectado a mí yo real, y te confundas con quien le parezco ser al resto, y dejes de mirarme con esos ojos únicos para mirar con los mismos con los que les miras a ellos. Sabes que odio pedirte esto pero por favor, nunca dejes de verme para solo mirarme, porque ese día lo habré perdido todo, me habré perdido a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario