domingo, 26 de marzo de 2017

no era aquel disfraz que tú decías

Ha decidido vender su alma al mejor postor y se ha quedado en banca rota. Al final igual lo que dijiste de ella se ha vuelto cierto, porque resultó creérselo y la chica de largas trenzas no vale nada. Quiere huir pero esta atrapada, no quiere hacerlo, no otra vez, pero solo le caen lágrimas. El corazón está sediento de veneno en forma de palabras que le acabarán matando, de buscar algo que empieza por "a" cuando sabe que al conseguirlo se perderá entera. Ahora ya se por qué que sale corriendo en funerales disfrazados de fiesta. 

- No puedes pasarte toda tu vida huyendo pequeña, no cuando a lo que temes está en ti y te acompaña siempre. - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario