viernes, 3 de marzo de 2017

Cayendo

Y ahora la tristeza parece escribir a las tres de la mañana borradores de corazones rotos. Dibuja tus ojos hipnotizándome antes de dormir, y yo ya estoy perdida. Nunca he conocido algo tan real que esto, pieles intentándose encontrar antes de caer al vacío, otra vez. No aprendo la lección, y el niño de las alas blancas me está volviendo a ganar la partida, es verte sonreír y quedarme sin fuerzas, tan solo querer dejarme llevar...Nunca me ha gustado caminar con los ojos vendados, y tú incluso haces que quiera correr, así, arriesgándolo todo. Tan solo dime que valdrá la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario