domingo, 26 de marzo de 2017

no era aquel disfraz que tú decías

Ha decidido vender su alma al mejor postor y se ha quedado en banca rota. Al final igual lo que dijiste de ella se ha vuelto cierto, porque resultó creérselo y la chica de largas trenzas no vale nada. Quiere huir pero esta atrapada, no quiere hacerlo, no otra vez, pero solo le caen lágrimas. El corazón está sediento de veneno en forma de palabras que le acabarán matando, de buscar algo que empieza por "a" cuando sabe que al conseguirlo se perderá entera. Ahora ya se por qué que sale corriendo en funerales disfrazados de fiesta. 

- No puedes pasarte toda tu vida huyendo pequeña, no cuando a lo que temes está en ti y te acompaña siempre. - 

Mortal 

Y me hizo sentir real. En ese momento comprendí, que las cosas no te pertenecen porque sean tuyas, si no porque tú eres de ellas. Así me sentía yo a su lado. Simplemente perteneciamos. Porque al fin y al cabo el bosque no es bosque sin sus arboles. Y nosotros eramos una selva, y toda su lluvia torrencial. Era la más bonita metáfora jamás contada. Era el todo y la nada. Nos volvimos infinitos. Tan sumamente inmortales. Luego se esfumo. Como quien sopla a una vela y se apaga. Tan simple te quedas a oscuras. Y volví a ser mortal. pd: este poema lo escribí hace casi dos años, y mi punto de vista sobre lo que es tener y pertenecer a cambiado un montón, pero me sigue gustando mucho así que aquí está.

martes, 21 de marzo de 2017

ya no sé pero no quiero

¿es malo creer que esto puede cambiar?¿que lo podemos cambiar? ya no sé si tener esperanza es lo que nos da vida o lo que nos acabará matando, no sé si quiero salvar el mundo o si quiero que este me salve a mí. Me niego a pesar que luchar no vale la pena, pero cada vez resistir duele más, duele tanto. No quiero despertar una mañana creyendo que no vale nada, por mucho que eso signifique no estar tan herida. Así que, por favor, no te vayas.

lunes, 13 de marzo de 2017

Cósete

Te llama con miedo cuando esta asustada,
teme lo que reclama,
un dia no la encontraran
siendo solo una falsa alarma.


Niña desangrada
cósete las heridas,
finje no tener corazón,
aguanta un poco más
pero no dejes correr la sangre.
Quédate conmigo.
Quédate conmigo.
No te vayas.
No te vayas.



El tiempo pasa,
y al abrir los ojos
ya no gritarás en susurros.
Cósete,
tan solo una vez más.




Esto pronto habrá acabado.

viernes, 10 de marzo de 2017

Con Rascacielos

Necesito huir otra vez, ver como te desvaneces, intentar darle cuerda al reloj, y que me salga bien. Mirar hacía atrás, sentir el viento en la cara, la luna desde mi ventana y esto a kilómetros de mi. Escribir cuentos de hadas, volver por la nostalgia de querer lo que no se puede tocar con la piel. Correr sin tropezar, soñar con no caer, gritar sin que nadie me escuche y necesitar que la arena toque mi piel. A miles de recuerdos de una península, dos islas y una niñez sin dormir. Llevame de aquí a una ciudad con rascacielos donde nadie me reconozca entre calles, donde aprenda a ser feliz.

domingo, 5 de marzo de 2017

por si sospechas...

Y entiende que me da miedo abrazarte, por si me despisto y no te suelto. O por si de tantos besos que te doy sospechas que ando necesitada de cariño, y huir de él como presa del león no me ha dado resultado.Despertar solo me ha hecho recordar que existo, que estoy latiendo y rompiéndolo todo antes tan siquiera de tocarlo. La niña de largas trenzas aprendió antes a huir que a andar y no sabe cómo parar. Cómo mirarte. Cómo renunciar y saber resucitar. Mírala ahora, vomitando las mariposas que antes revoloteaban por su cabello.  Estás perdida, pequeña. 

jueves, 2 de marzo de 2017

Volar a su lado

Le gusta pasar la noche en vela y despertarse a la hora que ella quiera, bailar todo lo que pueda dando saltos en la cama, acariciar y acariciarse, besar, gritar, tenerse a ella misma. Ilusionarse por la más mínima tontería, vivir la vida. Ve con cuidado si vas a contradecirla, porque saca argumentos de donde sea, y es que aún no he conocido al hombre a quien no le sepa cerrar la boca. Le gusta luchar por las causas que todo el mundo cree perdidas, las nubes y el mar. Bañarse desnuda, el número trece y el invierno. Querer fuerte, hacerlo bien y mucho. Echar la lengua y poner morritos. Llorar de alegría. Las películas con palomitas. Alcanzar sus metas, amar, amar como nadie lo ha hecho nunca.

Odia discutir sin razón, estar de mal humor, que le griten y gritar, hablar sin pensar, el "sin razón" y hacerlo demasiado. Y bueno, que le besen sin su permiso, pero eso era antes de mi. Dice que no entrega su corazón porque en ella esta más bonito y mejor cuidado, que la buena suerte si existe y que todas las mujeres son bonitas, y joder, que razón tiene, solo hay que mirarla, hasta un huracán pararía solo para verle cruzar la acera, y ella prefiriendo quedarse en casa. Dice que nadie nunca le va a querer más de lo que se quiere, y esa ha sido una de las pocas veces en las que le he oído equivocarse, para eso es demasiado tarde, le digo, te he conocido. Dice tantas cosas, y yo atónita me quedo mirando a sus ojitos color café pensando en como se puede sentir tan fuerte este nose qué en el pecho, en cómo se puede tener tantas ganas de besar a alguien, en cómo se puede enamorar tanto una de las alas de otra persona. Y querer tan fuerte volar a su lado.